divulgación, Eventos, Experiencias, Naturaleza

¡¡¡Cuidado, un bicho!!!

Cuantas veces te han dicho o has dicho: ¡¡cuidado, un bicho!! O… ¡¡ay que asco!! O… ¡¡mátalo, que te va a picar!!… ¿Cómo de cierto es eso? ¿Son los bichos tan peligrosos o estamos ante una fobia más bien social o cultural?

Hoy en día, me considero una apasionada de los artrópodos. Me encantan, me parecen preciosos, me apasionan sus ciclos biológicos, alucino con la gran diversidad y disparidad entre especies e incluso individual, y encima llevan en la Tierra desde el Cámbrico (hace unos 500 millones de años), algunos taxones (grupos de animales: especies, géneros, familias…) ya eran prácticamente como son ahora desde el Pérmico (hace unos 300 millones de años), y aquí siguen, pese a todas las inclemencias planetarias desde hace millones de años, y justo ahora están en declive

Pese a este amor por los artrópodos, insectos sobre todo, he de reconocer que esto no siempre ha sido así. Y me pongo a darle vueltas a mi relación con los bichos y me resulta (cuanto menos) curiosa, y es por eso que la quiero compartir, para que todos podamos reflexionar sobre ello, y cambiar nuestro modo de actuar.

Cuando yo era muy pequeña, tanto como para no acordarme, me cuenta mi madre que mi relación con los bichos era de amor extremo. Tanto, que en cuanto veía alguno en el parque o en alguna pared, corriendo los cogía para intentar comérmelos. “Tu hija va a ser entomóloga” le decía un amigo suyo. Quizás simplemente, me tenían muerta de hambre.

Después, pasé a la etapa de niñez y adolescencia. Algo había cambiado en mi visión de los bichos. De repente, eran los seres más repugnantes, peligrosos, asquerosos, una amenaza para la población humana… Si veía uno, debía ponerme a chillar como una histérica para que alguien acudiera a mi auxilio a aniquilar a aquella bestia que quería sorberme hasta la última gota de mi sangre, y quien sabe si después quizás se comería mi cerebro. ¿Porqué?

Llegué a la universidad, decidí estudiar biología. No fue por mi amor hacia los bichos, pero la verdad es que ya no entendía muy bien porque me resultaban tan asquerosos y desagradables anteriormente. Ahora simplemente eran bichos de una media de 5 mm… ¡Oh, que gran peligro! Y poco a poco, según fui conociendo más sobre ellos, me empezaron a fascinar, cada vez más y más. Y ya no eran asquerosos, sino los animales más bonitos del planeta. Cada detalle de su biología los hacía más asombrosos y únicos en el Reino Animal.

 

Lo cierto es que la entomología te va enganchando, y mucho más si encima cuentas con buenos profesores, apasionados, naturalistas, enamorados de estos seres, y con muchas ganas de transmitir esa pasión… Y oye que lo consiguieron. Pero socialmente los artrópodos están tan castigados, son una lacra social, se nos olvidan (o no queremos reconocer) las innumerables aportaciones de estos fantásticos animales

Por eso, yo siento que tengo una misión. La misión de cambiar la visión que la sociedad tiene sobre ellos. Y cada vez que hablo con la gente, sobre todo con los menos objetivos en el tema, trato de convencerles de cuan maravillosos son los insectos. Por favor, NO INCULQUEIS A LOS NIÑOS EL ASCO POR LOS BICHOS. Estoy convencida al 100% que mi etapa de pavor hacia los bichos fue por la educación que recibí sobre ellos. Niña indefensa frente a araña de 3 mm… estás en peligro, necesitas que alguien venga a ayudarte… ¿Eso es lo que quieres inculcar a tus hijos? ¿No es mejor conocer tu entorno (en general) y enseñar qué organismos podrían ser peligrosos y cuales podemos observar e incluso cogerlos, sin que ello suponga ninguna amenaza? Y bueno… en España el mayor peligro puede ser una molesta picadura y poco más.

Sigamos estas pautas:

  • Sustituir: CUIDADO UN BICHO, por: MIRA UN BICHO, VAMOS A VER QUÉ ES.
  • Sustituir: MÁTALO QUE TE VA A PICAR, por: QUE FORMA Y COLORES TAN BONITOS.
  • Sustituir: DEBERÍAN EXTINGUIRSE TODOS, por: GRACIAS POR CONTRIBUIR AL EQUILIBRIO DEL SISTEMA.

Citemos tan sólo algunas de sus funciones:

  • A nadie se le escapa el gran papel de las abejas en la polinización, sin ellas el mundo se iría al traste. Tanto es así, que cuando se han visto peligrar grandes extensiones de frutales por este motivo, se han tomado incluso medidas gubernamentales para paliar el problema (peligra la economía). Pero no sólo las abejas contribuyen en la polinización, son muchos los grupos que de manera más humilde polinizan las plantas.
  • Usamos muchísimos productos derivados de ellos: miel, cera, jalea real, seda, el colorante rojo de las cochinillas utilizado en prácticamente todo, laca
  •  En entomología forense permiten saber el momento de la muerte. Grissom de CSI es entomólogo forense.
  • Airean el suelo, mejorando su calidad, y facilitando los ciclos de nutrientes.
  • Algunos fitófagos se alimentan de las malas yerbas (y nosotros los matamos, y luego arrancamos los hierbajos). Y otros depredadores se alimentan de bichos que causan problemas de plagas.
  • Descomponen y reciclan materia orgánica que de almacenarse ocasionaría grandes problemas ecológicos (como el excremento, sobre todo en lugares con carga ganadera).
  • Son buenos bioindicadores de la calidad de los entornos.
  • Algunos de sus venenos son utilizados en medicina.
  • Algunos pueden ser usados como alimento humano (y esto está registrado por la propia Organización Mundial de la Salud).

¡¡¡¡Y son bellos!!!!!

 

Y si sigues menospreciándolos, aprovecho para recomendar un libro que cuando he leído he pensado: “este hombre está intentado cumplir la misma misión que yo: hacer que la gente admire y aprecie a estos increíbles animales”. Se trata de “LA VIDA SECRETA DE LOS INSECTOS” de José Carlos Otero. Este libro es sencillamente una obra de arte que deja en el lugar que se merecen a los insectos. ¡¡Gracias por escribirlo!!

Y si tienes Twitter te recomendamos que sigas a @sinobug” John Horstman‏. Cada día sube preciosísimas fotos de insectos desde China. ¡¡Seguro que los empiezas a ver con otros ojos!!

IMG_20190215_130014.jpg

Hoy en día, tengo la gran suerte de trabajar con escarabajos. La suerte de aprender cada día cosas que los hacen de más valor, más interesantes, más increíbles… Y encima, puedo escribirlo para que la gente lo lea, contribuir a este cambio de paradigma, y que cuando alguien le diga a un niño: “¡Ay, tienes un bicho en la camiseta!” El niño lo coja con naturalidad y diga: “tranquila, solo es un zapatero, no hace nada. A propósito, ¿sabías que llevas los labios embadurnados de cochinillas?”

Y así el mundo sería mejor. Respeto y fascinación por la Naturaleza que nos rodea.

E. Cuesta

2 comentarios en “¡¡¡Cuidado, un bicho!!!”

  1. Yo soy una de esas personas que grita y corre cuando ve un bicho. Pero ahora intentaré verlos de forma mas objetiva y entender que como todo ser viviente tiene su misión favorable para el planeta. Muchas gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s