Consejos, Doctorado, Experiencias

foto txominEntrada nueva en el blog, esta vez de manos de José D. Gilgado, doctor por la Universidad de Alcalá y actualmente postdoc (Research Assistant) en la Universidad de Basilea. Nos hace mucha ilusión que una de las primeras entradas esté escrita por él, porque son muchos los momentos compartidos a lo largo del inicio de nuestras carreras científicas. Así que… ¡Gracias!

Cosas que puede serte de utilidad saber si estás haciendo o quieres hacer una tesis doctoral en Biodiversidad (Zoología, Ecología, etc.)

Cuando me invitaron a escribir una primera entrada para Biotura, dudé por un momento. ¿Ponerme a escribir algo en un blog, con la cantidad de trabajos que tengo abiertos? ¿Tengo realmente algo que contar que pueda ser de utilidad para alguien? En fin, ya sabéis, a veces la pereza busca justificarse a sí misma… No obstante, no cuesta tanto escribir un pequeño texto, y creo que merece la pena dejar aquí escritas aquellas cosas que me hubiera gustado saber antes de embarcarme en un doctorado. No es que yo tenga una gran experiencia, pero quién sabe… ¡Quizá lo que voy a escribir pueda servirle a alguien en el futuro! Así que, a partir de aquí, me voy a dirigir a quienes están pensando en hacer un doctorado en algo relacionado con Biodiversidad, sobre todo en Ecología o Zoología como es mi caso.

¿Por qué hacer una tesis doctoral?

El título de doctor se supone que acredita que has aprendido a hacerte preguntas sobre un tema concreto, cómo documentarte sobre él, diseñar un estudio para responderlas, llevarlo a cabo, interpretar y finalmente publicar los resultados. En España, un estudiante solía tardar unos cinco años en obtener dicho título (yo lo hice en seis, y no es raro que se tardasen siete u ocho, aunque ese es otro tema), pero con la nueva normativa es obligatorio hacerlo en tres, máximo en cuatro en ciertas circunstancias. Es un proceso tan apasionante como sufrido, y en el caso de los “biólogos de bota” con un trabajo de campo normalmente bastante exigente. ¿Por qué tomarse la molestia de invertir tanto tiempo (o casi literalmente “sangre, sudor y lágrimas”) en ello? Bueno, en España, uno hace un doctorado principalmente porque es “lo que hay que hacer” para dedicarse a la investigación, y este título generalmente se valora poco en otros tipos de trabajo. Por otro lado, en otros países como Suiza, donde estoy de posdoc, parece que tener un doctorado también abre las puertas a obtener mejores puestos en empresas privadas y trabajos que no tienen que ver directamente con la investigación. De hecho, casi ninguno de los estudiantes de doctorado que he conocido en Suiza quieren dedicarse a la investigación después.

Si quieres dedicarte profesionalmente a la investigación, o a algo directamente relacionado con ella, haz un doctorado. Si tienes una fuente de ingresos que te da mucho tiempo libre, y tienes inquietudes y quieres investigar sobre un tema y obtener dicho título: es posible hacerlo, pero no va a ser sencillo. Antes del plan Bolonia lo habrías tenido mucho más fácil, pero ahora con la limitación de tiempo diría que es casi, aunque no del todo, imposible. Si no tienes del todo claro que sea lo que quieres hacer, pero crees que el título podría venirte bien para conseguir trabajo: no lo hagas.

Hay otra cosa que debes saber: vas a sufrir el síndrome del impostor. Podría escribir largo y tendido sobre ello, pero otros lo han hecho mejor que yo antes, así que aquí os dejo un enlace para que lo leáis. Leedlo, en serio.

Elegir un tema de investigación, un director de tesis o un equipo

En cuanto al tema, es difícil dar un buen consejo. Hay temas que están en boga, hay temas que parecen más aplicados que otros… elegir un tema “minoritario” te proporcionará menos competencia, pero también menor índice de impacto de tus publicaciones, por tanto, posiblemente menos recursos… pero, por otro lado, un tema más “candente” puede proporcionarte más posibilidades, pero también mucha más competencia. En fin, elige un tema que te guste e interese, que creas que pueda dar buenos resultados.

En cuanto a elegir un director o un equipo. Dios. Esto es importantísimo, tanto para pedir becas (valorarán su CV) como para aprender una buena dinámica de trabajo. Yo tuve la suerte de dar con un director que tenía bien presente lo importante que es publicar, y cómo hacerlo, y obraba en consecuencia. Pero conozco a otras personas que eligieron a sus directores porque parecían saber mucho de un tema, o estaban en la universidad correcta, o por la inercia de seguir trabajando con esa persona después de haber hecho unas prácticas… y luego estos directores no respondieron como deberían. Es decir, o no aconsejaron bien, o se demoraron en la corrección de manuscritos (a veces años), o incluso se aprovechaban del trabajo de los estudiantes. En fin, un desastre para el doctorando.

Antes de elegir un director busca que: a) Sepa realmente del tema, y que sea una persona con unas habilidades sociales mínimamente normales. Pregunta a antiguos estudiantes si puedes, o a gente que lo conozca personalmente porque hayan trabajado juntos. Puede ser un genio en lo suyo, pero una persona muy difícil de tratar, y en tres años (mínimo) de trabajo juntos puede haber muchos conflictos que resolver. b) Publique en revistas SCI con frecuencia. De verdad, búscalo en Google Scholar, en Scopus, en Researchgate… en donde sea, pero cerciórate de que publique con frecuencia, y mira que sea en buenas revistas. ¿Por qué? Porque cuando evalúen tu currículum a la hora de pedir becas, proyectos, etc. tus publicaciones van a pesar muchísimo, y necesitas aprender cómo se hace, y que tu director esté tan interesado como tú en sacarlas adelante cuanto antes. c) Que también su equipo (tanto otras personas en su laboratorio como en otras universidades) publique de un modo parecido. Esto significará que tendrás más posibilidades de colaborar en más artículos, tendrás más posibles enfoques a la hora de abordar cualquier problema, conocer a más gente para pedir becas después, etc.

Qué herramientas debes intentar aprender para investigar o trabajar en temas relacionados con biodiversidad.

Esto obviamente depende mucho de cuál sea tu vocación, tus aspiraciones y tus aptitudes. No hace falta tenerlas todas, y es imposible convertirse en un experto en todo, pero un buen manejo de una o dos de ellas debería ser más que suficiente para abrirte puertas. A saber:

Conocimiento de un grupo taxonómico

Estamos ante una crisis de biodiversidad, según algunos autores ante la sexta extinción masiva, y a la vez se da la paradoja de que nos estamos quedando sin taxónomos, esas personas que sean capaces de identificar a qué especie pertenecen los animales y plantas. Por eso esta es una herramienta valiosa. Dependiendo de a qué quieras dedicarte, te vendrá bien reconocer uno u otro grupo. Por ejemplo, para estudios de impacto ambiental, suele valorarse el reconocimiento de aves por su canto, de especies de plantas, o de otras especies que puedan ser bioindicadores, como los invertebrados acuáticos que pueden dar información sobre la calidad del agua, etc. Si quieres dedicarte a la investigación en taxonomía y sistemática, deberías buscar un grupo al que se dedique poca gente o esté poco o mal estudiado. Si quieres dedicarte a gestión forestal, deberías ser capaz de identificar especies que puedan constituir plagas. Si quieres dedicarte a la erradicación de especies invasoras, deberías ser capaz de reconocerlas en el campo y no confundirlas con parientes próximos que sean especies nativas, etc. Os hacéis una idea.

12052018-DSC_0717
Blaniulus guttulatus, habitante de los suelos de zonas periurbanas de Basilea. José D. Gilgado

En mi caso, me decanté por el estudio de los milpiés (Diplopoda), con el que llevo trabajando unos años. No sólo me ha servido para encontrar y describir especies nuevas en la península ibérica, sino que fue la razón por la que conseguí mi puesto de trabajo actual en la Universidad de Basilea, en Suiza. Hace décadas que no hay especialistas en este país sobre este grupo y me contrataron porque podría de algún modo “llenar ese vacío”.

Conocimiento de técnicas de biología molecular

Hoy en día es puedes estudiar filogenia y sistemática, o en otras palabras, cómo ha sido la evolución y especiación de los grupos animales o vegetales, sin estudiar su ADN. También es importante para hacer algunos estudios de tipo ecológico, como detectar la presencia de determinadas especies mediante la detección de ADN ambiental, comprobar la viabilidad de poblaciones de especies amenazadas, etc.

Análisis de datos

Tanto para investigación, como para trabajos relacionados indirectamente con ella, es importante saber gestionar los datos obtenidos. No sólo tener un conocimiento básico de las matemáticas detrás de cada uno de los análisis estadísticos, sino ser también capaz de saber qué análisis hay que hacer en cada caso y por qué, y ser capaz de programarlos. Esta es una de mis asignaturas pendientes.

Diseño de muestreo

Muy importante. Dependiendo del tipo de trabajo, estudio, tesis, etc., tendrás que tomar los datos de una manera y otra. De la calidad de tu diseño dependerá que puedas publicar los resultados o no. Si quieres hacer un inventario de biodiversidad tienes que informarte sobre cuánto esfuerzo de muestreo has de hacer, cuántas réplicas, cómo evitar posibles sesgos, cómo hacer que los datos de diferentes puntos sean comparables, etc. Si lo que quieres es buscar determinadas especies, tendrás que realizar un muestreo específico para ellas. Os hacéis una idea. El caso es que, si diseñas un muestreo con un objetivo, será casi imposible reconvertirlo para otro. Y si diseñas mal un muestreo, todo el trabajo no habrá servido para nada. Conviene que a la vez que diseñas un muestreo, ya tengas en mente cómo vas a analizar los datos después. De lo contrario, puedes pasar un mal rato en el futuro…

Filosofía de la ciencia

Esto lo pongo más como un consejo que como un requisito. He conocido a científicos que trabajaban con “orejeras” mentales, por así decirlo. Gente que puede ser muy buena haciendo A, B o C, pero que son incapaces de entender la importancia o las implicaciones de A, B o C en contexto, de cómo D, F y G se pueden relacionar con A, B y C, etc. Es importante saber por qué hacemos lo que hacemos, qué significa cuestionárselo todo, a qué llamamos evidencia, qué sesgos podemos tener para interpretar los resultados que obtengamos, etc. La ciencia es un método de adquisición de conocimiento basado en la evidencia y la lógica, y es la mejor herramienta que tenemos para conocer el mundo, aunque a veces el sistema que la rodea sea imperfecto.  

Si has tenido el interés, el tiempo y la paciencia para leer hasta aquí, sólo puedo decirte que espero que algo de lo que he escrito te haya sido de utilidad. ¡Suerte y ánimo!

José D. Gilgado

Section of Conservation Biology
University of Basel
St. Johanns-Vorstadt 10
CH-4056 Basel
Switzerland

 

¿Tienes algo que contarnos? Escríbenos a biotura.info@gmail.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s